Generando cambio

Generando cambio

La historia del Folklore -Segundo capítulo PDF Imprimir Correo
Escrito por Gustavo Altamirano   
Domingo, 14 de Noviembre de 2010 00:00

El Gaucho Argentino

"Los Pueblos que olvidan sus tradiciones no saben de dónde vienen ni saben adonde van y se convierten en un conglomerado amorfo sin dirección ni sentido" Jaime Dávalos 

La denominación se aplicó generalmente al elemento criollo (hijos de españoles) o mestizo (hijo de españoles con indígena), aunque sin sentido racial sino étnico, ya que también fueron gauchos los hijos de los inmigrantes europeos, los negros, y los mulatos que aceptaron su clase de vida.-
El ambiente del gaucho fue la llanura q se extiende desde la Patagonia hasta los confines orientales de la Argentina, llegando hasta el estado de Río Grande del Sur en Brasil (gaúchos).-

Aunque se la utilizó en todo el río de la Plata y aún en Brasil, no existe absoluta certeza sobre el origen de la palabra gaucho.-
Es probable que el vocablo quichua “huachu” (huérfano, vagabundo) haya sido transformado por los colonizadores españoles utilizándose para llamar gauchos a los vagabundos y guachos a los huérfanos. También existe la hipótesis de que los criollos y mestizos comenzaron a pronunciar así (gaucho) la palabra “chaucho”, introducida por los españoles como una forma modificada del vocablo “chaouch” que en árabe significa arreador de animales.-
Hoy es innegable que el vocablo (al menos en Argentina) está asociado hacia todo aquel  que es capaz de hacer un favor, a aquella que hace una “gauchada”. Por lo tanto la connotación de bondadoso o de buena persona que hoy le damos, dista bastante de aquella otra del siglo XIX en que gaucho era sinónimo de “vago y mal entretenido”.-
Distintos tipos de gauchos existieron en la Argentina antes de 1810, es decir antes de ser conocidos con ése nombre. Peones de campo existieron desde que comenzaron a formarse las primeras estancias. Hábiles jinetes y criadores de ganado se caracterizaron por su destreza física, su altivez y su carácter reservado y melancólico.-
Casi todas las faenas eran realizadas a caballo, animal que constituyó su mejor compañero y toda su riqueza. El lanzamiento del lazo, la doma, y el rodeo de la hacienda, eran realizadas por éstos jinetes, que hacían del caballo su mejor instrumento.
El caballo criollo no sólo cumplía todas éstas  faenas cotidianas, sino que con el gaucho participó en todas las luchas por nuestra independencia, inmortalizando su nombre con los “infernales de Güemes”, las “montoneras del Pancho Ramírez o Estanislao López” o la “Guardia del Monte” de Juan Manuel de Rosas.-
Hoy por suerte se siguen manteniendo muchas de las costumbres de entonces  en los peones y puesteros de  campo, en los Centros Tradicionalistas y  en un barrio de la Capital Federal dónde hay  un lugar en que se realizan todas las tareas “de a caballo” que es el Mercado de Hacienda del barrio de Mataderos, dónde además todos los domingos podemos ver destrezas gauchescas cómo “pasada de sortija”.-

 

 

Última actualización en Lunes, 15 de Noviembre de 2010 10:16
 
Joomla 1.5 Templates by Joomlashack