Conclusiones: La similitud entre la dictadura cívico-militar y el macrismo Imprimir
Escrito por Gerardo Bova   
Martes, 05 de Diciembre de 2017 00:03

altComo dice León Gieco: "En ésta parte de la tierra, la historia se cayó"

El subtítulo de la presente editorial, rememorando aquella frase que impulsara el notable León Gieco en su obra musical "Cinco Siglos Igual", supongo lo dice todo, pues en nuestro continente desde los últimos 3 o 4 años, viene cambiando radicalmente la fuerte ideología y modelo que un grupo de notables políticos venían desarrollando para obtener en forma definitiva ése anhelo e ilusión de llegar a la Patria Grande. Basta con mencionar lo que sucede en Brasil, Paraguay o Perú, sumando por supuesto a nuestro país, más los hechos que acontecen hoy en Honduras y lo que no tardará en suceder en Ecuador, deja en claro que las inclinaciones hacia el neoliberalismo más salvaje e inhumanitario, está más vigente que nunca, pues supera ampliamente a lo propuesto y ejecutado en la década del 90 en casi todos los países latinoamericanos.
Las recetas nefastas del FMI y de los grandes sectores dominantes van recuperado el predominio y desgraciadamente, muchos sectores políticos van cediendo incomprensibemente, poniendo gravemente en peligro a toda la región, teniendo en cuenta que hemos estamos retrocediendo ostensibemente unos 70 años y ya los derechos adquiridos para los trabajadores, estudiantes y jubilados, sólo quederán en el recuerdo y con muy pocas posibilidades de recuperación, principalmente, por el enorme poder de estos sujetos, que están dispuestos a volver a utilizar las armas y la presión hacia los pueblos, si estos se convierten en rebeldes modernos. Ya no necesitan contar con el apoyo de las fuerzas armadas de cada país en cuestión, pues ahora le otorgan poder de decisión a las fuerzas de seguridad, que deberían estar solamente para prevenir pero, hacen todo lo contrario, y de tal manera a los gobernantes les alcanza para domesticar y adoctrinar a cada sociedad, impulsando el miedo y la sumisión.
El caso argentino es el más significativo y todo esto está plenamente a la vista, sólo un distraído o un negador, puede omitir lo que está sucediendo en el país. Lo fui comentando y expresando en cada uno de los artículos que ofrecí, simplemente, para poner en autos a toda una sociedad que está adormecida e idiotizada con hechos insignificantes y no toman con absoluta seriedad, los verdaderos temas que deberían hacer fuerte a una nación, y que parte desde el respeto al estado de derecho, sin él, no puede existir una república fuerte, democrática y productiva, no tengan dudas.
En estas conclusiones definitivas sobre el trabajo presentado, considero que no será necesario volver a mencionar todo lo expuesto con lujo de detalle, pero sin embargo, vaya teniendo como premisa y base para reconocer la realidad, las diferencias notorias entre aquellos gobierno de verdadero corte democrático, aún con sus intermitencias y errores (caso Raúl Alfonsín, Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner) con los que representaron y representan al neoliberalismo salvaje y todo el sector mercantilista nefasto que han dejado huellas negativas para varias generaciones de argentinos.
Bajo ningún aspecto podemos negar la persecución a opositores políticos, incluso con amenazas de bombas en locales partidarios; cárcel a dirigentes políticos o sindicales, incluyendo acciones legales, algunas inventadas para profundizar el rechazo de la sociedad hacia los acusados; represión a toda manifestación popular que no acepta las directivas gubernamentales, agregando que por primera vez en la historia de la democracia, han entrado a escuelas, tanto de carácter primario como secundario, con el único propósito de adoctrinar a los jóvenes con las "buenas nuevas"; sumemos nombramientos en la Corte Suprema de Justicia, como también jueces y fiscales, sin la idoneidad para ello y con el debido concurso; volvieron a quedarse con el fútbol ante un sólo pedido del mandamás número uno del país, que no es otro que Héctor Magnetto, quien tiene preso en los Estados Unidos a uno de sus socios principales, sin embargo en Argentina no se le abre ninguna causa al respecto, sobre aquellas coimas en el deporte, teniendo como recordatorio principal, además, el cierre de la causa Papel Prensa por orden directa del aludido emopresario mafioso más grande que ha tenido el país en todos sus tiempos.
Vayamos directamente para cerrar, al tema económico, cargan con todo contra los sectores populares con fuertes sumas en las tarifas públicas y aumento desproporcionado de impuestos, pero al mismo tiempo, le quitan tales obligaciones a los sectores más pudientes del país, fundamentalmente a los sojeros y mineras y también, le han condonado deudas cuatiosas que ponen en peligro las arcas del estado, a empresas energéticas y a los sectores más ricos, bajándole un 600% el impuesto a los bienes personales. Incluso hay que recordarle al pueblo argentino, que al dueño del diario La Nación, Bartolomé Mitre, le han cerrado la cautelar por una deuda de 280 millones de pesos de hace 23 años (eran 280 millones de dólares en el 1 a 1) para que no pague dicha deuda, con plena complicidad de la Corte Suprema de Justicia.¡Una verdadera verguenza y un real acto de iligitimidad!
Bien, no voy a profundizar más, aquí termino, pero hoy más que nunca ésa frase del tema de León Gieco que resalto en el título, tiene una vigencia increíble, porque ésa es la verdadera situación que vive nuestro país en la actualidad, como también otras naciones hermanas que soñaban con la Patria Grande. Esperemos que a la brevedad con el despertar total de los pueblos, recuperemos para siempre esas premisas.
¡Hasta la próxima!