La verdad doliente para Macri Imprimir
Escrito por Gerardo Bova   
Jueves, 10 de Mayo de 2012 14:49


       ¡HÁGASE CARGO MAURICIO! NO MIENTA MÁS, TODA UNA SOCIEDAD LO ESPERA

El Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri, se encargó esta semana, junto a sus aliados mediáticos La Nación y Clarín, de difundir una deducción de su gobierno, invocando que el Ejecutivo Nacional, los está condenando a “fundirse”, con todas las estrategias que emplean para desprenderse de los compromisos. Todo esto se debe, a la argumentación del traspaso de Metrovías; de las 33 líneas de transporte público y del fuerte déficit presupuestario de la misma Ciudad, para sobrellevar lo mínimo e indispensable, que necesita la población para ver satisfechas, precisamente, esas necesidades mínimas. Es evidente, una vez más, que el mandamás de la Ciudad, no entiende lo que significa gobernar un distrito, ni tampoco se hace cargo de todo lo que le confiere, por el sólo hecho de haber sido el elegido para gobernar la Ciudad.
No necesariamente el presupuesto asignado a un distrito cualquiera, tiene que dejar superávit a la caja municipal, simplemente, hay que saber repartir los recursos y tener las prioridades bien definidas, para que el mismo pueblo, tenga cubiertas esas parquedades minúsculas.
Por sus escasas dotes intelectuales, tendré que explicarle, señor Macri, de la misma manera que una maestra, lo hace con alumnos principiantes al primario, porque o usted se hace el tonto, o es uno de los seres más ignorantes que pisó la Jefatura de la Ciudad.
Llevemos esta disyuntiva a lo que sucede en una familia tipo común, que en definitiva, es la pequeña porción de un pueblo.
El jefe o los jefes de familia (padre y madre) con su salario o salarios, intentan con gran esfuerzo, satisfacer esas necesidades a toda su familia, dándole la oportunidad de estudio, cobertura médica y vivienda, más el sustento alimenticio diario, a sus hijos y por supuesto, a ellos mismos. Esto, de ninguna manera, puede dejarle una cuota de ganancia en los números económicos, pero logran, al menos, obtener lo indispensable, para que su familia viva dignamente. Si sobra algo de esos recursos que invierten, producto de sus salarios, bien, lo ahorran y pueden proyectar alguna superación en la vida futura, de lo contrario, tienen que asumir que sólo alcanzó para la satisfacción de lo necesario.
El Jefe de Gobierno aludido, como hace el gobierno de Cristina, debe priorizar lo obligatorio para la población, para evitar sufrimientos superfluos y si los recursos no alcanzan, tienen que hacer valer sus dotes políticas e intuitivas, para dejar satisfechos a la sociedad que los llevó a la cúspide gubernamental.
Entonces, cuando Mauricio Macri, afirma con tanta liviandad, que desde el gobierno nacional, se intenta la fundición de sus arcas y el fracaso de su gobierno, lo primero que tiene que hacer, es un análisis profundo de todas sus actividades desde que asumió como gobernante del distrito, y allí, irremediablemente, se dará cuenta que está a contramano de la realidad y que miente descaradamente, parta enmarañar, junto a sus aliados, a toda la sociedad capitalina y el resto del país, teniendo en cuenta que desea fervorosamente, ser el futuro presidente de la República.
En primer lugar, Macri debe saber que está procesado en dos causas penales, y que por ese motivo, ya tendría que renunciar al cargo, algo que no hizo y ni siquiera los medios periodísticos nombrados, intentar recordar al pueblo.
En segundo lugar, desde su primera incursión en el mandato, a pocos días de haber asumido, elevó el ABL en un 300% y si agregamos, el incremento de fines del año anterior, acumulativamente, superan un 700%; además bajó ostensiblemente el presupuesto en salud y educación; subió a las 24 horas del traspaso del Subte, en un 127% las tarifas del mismo, y además no desea hacerse cargo del traspaso por Ley; bajó en un 80% los recursos para las actividades culturales, pero el aumento en la recaudación para las arcas del municipio autónomo, aumentó en un 27% neto. Quier decir, que dejó de “invertir” en varios rubros, aumentó sus ingresos, pero califica de “fundición”, las intentos del gobierno de Cristina, para con él.
Quiero recordarle, Señor Jefe de Gobierno, que irremediablemente usted, pertenece a una elite bien definida, de los representantes del neoliberalismo que dejó al país en una miseria infernal, de la cual, todavía nos cuesta despegar, porque los esfuerzos manifestados por los gobierno de Néstor y Cristina, todavía, tiene que pagar las deudas que ustedes mismos crearon en la década de los 90.
Entonces, es una picardía de nuestra parte, creer que pueda concebir,  de cómo se trabaja desde el Estado para satisfacer las necesidades básicas de un pueblo. El Estado en sí, no tiene que tener superávit, ningún presupuesto estatal obtiene eso en ninguna parte del mundo, así que debe aprender al menos en algún curso que se da en el ICAP, Instituto de Capacitación Parlamentaria, para orientarse debidamente, como se conduce desde el puesto que ocupa y como deben distribuirse los recursos obtenidos, por los aportes de los ciudadanos.
A usted no lo votaron para que esquive todo, y se haga el desentendido, como si estaría viviendo en otra galaxia, hágase cargo y deje de llorar por los pasillos de los diarios, la sociedad capitalina toda, está a la espera de que nos otorgue una explicación más coherente, o sino, irremediablemente, en poco tiempo, tendrá que asumir un juicio político en su contra,  por todo el desastre que está ocasionando a toda una parte de un pueblo, que confió desmedidamente en usted., y a la otra que no confiamos.